Archive for 20 junio 2016

Volver

CTB_1995_12

“Volver”

Las luces a lo lejos
Van mostrando mi poblado,
Los trigales naciendo,
El azahar floreciendo,
Se acelera mi respiración,
Dichoso volviendo a mi techo,
Después de ser extraño,
En tantos caminos sudando,
Vuelvo sin oro en las manos,
Más estoy repleto de cariño,
Mi regalo para gentes del cortijo,
Vengo sobrado de ramos,
Para mi novia, parientes y amigos.
Hace tantos años de esto….
Las callejuelas siguen sin cambios,
Las piedras están en sus sitios,
La casa donde juré casamiento,
La del aguacil, la del sembrador,
Y la campana con su mismo ritmo,
Todo sigue como mis recuerdos,
Hasta el polvo a mi paso es blanco,
A la luz del farol de hierro carcomido,
Nada ha cambiado en tanto tiempo,
La tasca con mujeres vestidas de negro,
Bordaban para los pasos Santos,
Con sus arrugadas manos,
Curtidas al sol entre olivos,
Y otra rezando el Rosario,
Entre un café y un comentario,
Refraneros, consejos de antaño.
Como recibirán a este forastero,
De mi propio pueblo emigrado,
Entre meditación y mi recia voz,
Surgen los nombres conservados,
Se expanden por el oscuro patio,
De azabache es su techo opaco,
Florido de geranios bonitos,
En paredes y piso de azulejos moros,
Desde generaciones heredado,
Y con sudor conservado a impuestos,
Del bajo sueldo de aldeanos,
Pero siempre reluce muy limpio.
Una voz jadeando llega corriendo,
¡ Teresa ¡ ¡Tio Sergio ¡
Detrás de ellos gente del pueblo,
Siento el corazón disparado,
¿Y mis padres tio Sergio?
Tu padre murió segando,
Una mañana de verano entre aperos,
Al rigor de 40 grados de sudor,
Sin tiempo de beber del cántaro,
Por tanta labor sin descanso,
Muy erguido y estirado quedó,
Entre el verde y el Cobalto,
Sin tener los brazos de su hijo mayor,
Solo en mitad del campo.
Tu madre con tu retrato y un breviario,
Entre arrugadas manos del lavadero,
Fue cerrando los ojos húmedos,
Antes de sellar los labios comentó,
Mi hijo pondrá un olivo nuevo,
Donde lapidado tiene su campo,
Florecerá hermoso el negocio,
Ayudando al pueblo anciano,
Porque todos aman sus nidos,
Y aunque sea repatriados,
Vuelven con orgullo a su pasado.
El amor arraigado es más poderoso,
Que un cofre de lujos y éxitos,
Son los primeros años impregnados,
Que acompañan el destino equivocado,
Cuando mozo crees en sueños bonitos,
En otros mundos de espejismos.
Impactado oigo las voces del pueblo,
Me arrodillo por el dolor de mis viejos,
Comprendo todo lo que me he perdido.
La Virgen del Rocío bendijo este regreso,
Los olivos dieron frutos en poco tiempo.

Dedicado a los repatriados del mundo.

Mariluz Díez
Embajadora de Buena Voluntad.
Delegada Cultural Internacional con sede en España.
Miembro honorífico de Naciones Unidas de las Letras.
UNILETRAS

 

conde_arenales_4

Gala del folclore Cántabro. Cantabria España.

“Marinero de alta mar”

606e44193b313fa20443090400c2f39b

“Marinero de alta mar”

Entre olas y entre vientos se mece un pesquero,
Contra el mar embravecido solo es muñeco,
Marinero que luchas por volver a puerto,
Cuida de tu compañero codo con codo,
Que la tempestad está en su apogeo.
Con la sed el hambre y el miedo,
Trabajáis por obtener el mismo alimento,
En medio de la tempestad vais sin rumbo ni faro,
Sois todos ahora el mismo cuerpo,
Amarrad bien aquel cabo suelto a doble nudo,
Tensar fuerte la vela y virad rumbo a puerto,
Las olas tapan el barco os tiran al suelo,
No podéis ver bien con el agua cerrando los párpados,
El miedo se apodera de los sentidos con el timón sin dueño,
Marinero recio sigue luchando sin venirte abajo,
Venga arriba arriba con más fuerza vira a barlovento,
Tus manos son fuertes quemadas al salitre y sol,
Acostumbradas a recoger redes faenando a peso,
Tus brazos dos remos que pueden al oleaje del Cantábrico
El mismo que curtió tu torso fuerte de remero,
Estás sano endereza la popa y sigue luchando,
Reza al escapulario que se mece en tu pecho,
No te importe el frío morado de tus dedos,
Vas a llevar tu sabroso pescado a puerto.
No lo eches por la borda en este momento marinero.
Ya ves nacer la aurora tu temor se va apaciguando,
Las olas llegaran ya tranquilas al Sardinero,
La bahía no queda lejos en lontananza tenernos Somo,
La mar volverá a su cauce descansa ahora marinero,
Piensa en los abrazos que te esperan en el Barrio Pesquero.
Mariluz Díez

Embajadora de Buena Voluntad.
Delegada Cultural Internacional con sede en España.
Miembro Honorífico de Naciones Unidas De Las Letras.
UNILETRAS

mar

“Nuestra intimidad”

333

“Nuestra intimidad”

Se van resbalando tus encajes rojos,
Y quiero besarte comerte despacio muy poco a poco,
Saboreando el perfume de tu piel de fuego,
Y se va encendiendo mi sangre al calor de tus labios,
Jugosos brillantes que me entregan su corazón,
Su alma su vida y con delirio caprichos íntimos,
Me siento como si fuera un lobo hambriento,
Quiero revolcarme contigo entre sábanas, sobre prados,
En la mar, en las rocas siempre que nos mire el cielo,
Sacando lo mejor que tenemos sin pudor,
Libres surcando los límites de dos posesos,
Que en la intimidad son respeto y albedrío.
Me decido a entrarte, te tomo te acaricio,
Callo y grito suspiro jadeante y en gozo mutuo,
Nos elevarnos inconscientes apretadas las manos,
Convertidos en placer que después de disfrutarlo,
Son amantes sin evitarse después de amarse tanto,
Y descubren la primera vez otros mundos sin proponérselo.
Somos el retrato del efecto del presente siglo,
Sin pecados sin culpas llegando al clímax despiertos,
De tantos días encerrados en las profundidades del amor.
Alimento de mi sangre llama que arde bajo aguaceros,
Quisiera apagar mi ardor pero estando contigo,
Es tan difícil como estar a tu lado sin darte un beso,
Mas después de eso ya no hay tiempo de sosiego,
Si a mi lado no estás perduras en mi pensamiento,
Y eso es peor que quemarme contigo en tus labios,
Y no poder tocar jamás el firmamento.
Mariluz Díez
Embajadora de Buena Voluntad.
Delegada Cultural Internacional con sede en España.
Miembro Honorífico de Naciones Unidas De Las Letras.
UNILETRAS

“Enamorado”

ff3d84242ea103cb2882279acc11d51f

“Enamorado”

Enamorado como un loco,
Prendido de tus besos,
Capturado por tus labios,
Y esas sonrisas al viento.

Enamorado de tus sueños,
Prendido porque vivo en ellos,
Y al amanecer despierto,
Enredado en tu aliento.

Enamorado de tus gestos,
Prendido del vaivén de tus ojos,
Guiños que provocan regalos prohibidos,
Y yo deseoso cumplo en el apogeo tus anhelos.

Enamorado de tu cíngaro salero,
Prendido de tus manos cuando bailas flamenco,
Y tus pechos vuelan rozando mis dedos,
Es cuando prendes amor otro deseo nuevo.

Enamorado de tus deseos,
Prendido miro bajar tu vestido negro,
La noche encandila cada rincón que observo,
Del pan de oro delicado donde resbalo mis besos.

Enamorado de tus caprichos,
Prendido en tus susurros soy tu preso,
Alterado si no cumplo tus preceptos,
Y goce de libertad sin encontrar un solo universo.

Enamorado del desafío de un momento,
Prendido del manantial de tu flujo intenso,
Soy quién controla llevándote mar adentro,
Así quiero seguir tocando la cima de cada piélago.

Enamorado de todo tu cuerpo,
Prendido de tu vientre y tus mil besos por mi cuello,
De la magia de tu conversación pasito a paso,
Cuando escribes y resulta ser un verso.

Enamorado al leer entre renglones,
Prendido de que sientes entre espacios de silencios,
Que solo yo entiendo porque no vacilo,
Sabiendo que en tu corazón yo soy tu amor predilecto.

Enamorado del color intenso,
Prendido del alma feliz que llevo dentro,
Satisfecho de haber roto candados viejos,
Encontrándome contigo ya no cabe mejor premio.

Mariluz Díez

Embajadora de Buena Voluntad.

Delegada Cultural Internacional con sede en España.

Miembro Honorífico de Naciones Unidas De Las letras.

UNILETRAS