“Viaje a ninguna parte”

blogger-image-1617313644
“Viaje a ninguna parte”

Desperté y miré al frente,
Ya ninguna pared quedaba en pié,
Y debajo del cielo estaba presente,
Sin saber si volvería amanecer,
Sobre la tierra herida de muerte,
Hay baches por obra del hombre,
Son fosas que las municiones abren,
En nombre de quién sin saber a qué,
A veces queriendo y a veces por hambre,
Engañados a batirse sin entender,
Porque los hermanos mueren,
Sufriendo condenas por distinta fe,
Por ello huyo en largo viaje,
Sacando familiares que aún están en pié,
Porque tenemos que salvar alguien,
Cuando tenemos conciencia y buena fe.
Vamos en fila saliendo al amanecer,
Detrás de una viga asoma un rifle,
Ni siquiera el uniforme distingue,
Cuanta humanidad puede contener,
Se oye apretar el gatillo triunfante,
Sin distinción de civil militar o infante,
Matando a todo lo que se ve mover.
En esto suena el fatal desastre,
El cuerpo del hijo me yace,
Y un aire blanco sube en desenlace,
Pidiendo al hacedor perdón por nacer,
Con solo unos meses me desprenden de él,
Ni siquiera puedo rezarle,
Y mis ojos ya no le pueden ver,
Los tengo empapados de dolor y temores,
Y otros hijos que llevarme lejos del combate,
Para verlos un día en libertad crecer,
En otra tierra que nos abrace,
Sin catalogar rezando al mismo Padre,
Donde nos iguale la tierra sin importar paraje,
Que todos venimos del mismo nombre,
En diferentes lenguajes pedimos a el,
Y todos podemos terminar en desmanes,
Desastres en vidas sin posibilidad de renacer.
Una cámara asoma imperturbable,
El reportero se esconde en vez de ayudarme,
Qué triste destino miserable,
Alimentando mesas abundantes en desdén,
Donde priman las últimas novedades,
Tan solo unas frases al aire se pierden,
Convencidos que a ellos no ha de tocarles,
Suman el número diario de cadáveres,
Mientras pocos gritan ¡Salvajes!
Porque otra cosa no pueden hacer.
Emprendo viaje a ninguna parte,
Tocada del disparo de un combatiente,
De un fuego cruzado sin querer,
Que importa debajo de que cielo esté,
Sobre la tierra estéril hijo subo a buscarte,
En que parte encontraré a mi hermoso clavel,
No sé quién a la llegada me abrace muy fuerte,
Tengo certidumbre aunque no lo sé,
Quiera cumplirse la palabra culminante,
Teniendo el título que le quieran poner,
Es la misma palabra que promete,
Donde existe un mundo clemente,
De humanidad de amor y de fe.

Mariluz

000nic6353280

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: