Archive for 24 abril 2015

“Dividida”

Dividida2.gif

“Dividida”

Soy la tormenta dividida en tres partes,
La que a ratos hierve por amarte,
La que riega tu avidez culminante.
La que calma el beso delirante,
Soy la lluvia que apaga tu lumbre,
Soy luz en la noche excitante,
Soy sonido en el silencio unánime,
Transformada en mil procederes,
De día voy de estridente excitándote,
Con mil formas de nubes volátiles,
Para esperar la noche y refugiarme,
En la tormenta que divide todas mis partes.
Mi honradez para no dañarte,
Mi corazón que pide devorarte,
Mi alma pura pedirla que calle,
Tus besos que encienden mis pasiones.
Tu cuerpo y el mío maraña electrizante,
Cuando se buscan chocan dos vendavales,
Y al roce de nuestras pieles trepidantes,
Arden vergüenzas y temores,
Para ser dos cuerpos irracionales,
Soy la dulzura que te entiende,
Cuando el sol quiere alejarme,
Por eso vuelvo a tus raíces,
Fertilizando tus nacientes vergeles,
Y entre ellos hallar tu escondite,
Sobre tallos verdes y tu torso al aire,
Lujo de mi ojos admirándote,
Entregándome toda a ti fulminante,
Soy el beso indecente que trasgrede,
La caricia culpable que se esconde,
Cuando la tormenta se abate,
Entre cuatro paredes que marcan interrogantes,
Si hubo en el tiempo placeres en lance,
Que no pueden expresarse pero jamás olvidarse.

Mariluz

Anuncios

Canta Cristina Galán para una gala benéfica en el Palacio de festivales de Santander-España

La escalera musical

EscaleraMusical2.gif

“La escalera musical”

Existe una escalera en mi ciudad,
Desde que el sol se levanta,
No paran de sonar las notas,
Conteniendo el extenso pentagrama,
Con todos los ritmos que se puedan soñar.
A las nueve empieza una rubia,
Con su voz rasposa afinar,
En gorgoritos trina que trina,
Hasta que coge enfilada el aria,
Al trino de trompeta traspasa la sala,
Esa que la pared divide las dos casas,
Despertando a toda la vecindad.
Por aquello de la envidia,
La del piso de arriba dispone su música,
Que el techo hace temblar,
Al son de cumbias con maracas,
Tambores que suenan a toda mecha,
Que parece estamos en guerra en Afganistán,
Eso diariamente que hay que aguantar,
No les digan nada no se vaya la fiesta a estropear.
Llega el fin de semana y para variar,
A las ocho matutinas se oye un coro ensayar,
Es el papá de la niña solista y rubia,
Que tanto empeño pone para triunfar,
Con su veinte juglares y divas,
Hacen ensayos para salir al festival.
Mas el vecino de más arriba,
No quiere quedarse atrás,
Le ha comprado su madre una bocina,
Y en armonía toca concertina,
Haciendo las delicias de su querida mamá.
De vez en cuando su voz se escucha,
Como una manada en berrea,
Parece que se vive en la selva sin viajar,
Ay maravillosa naturaleza,
Que no deja concentrarme en mis letras,
A todos les dio por tocar y cantar,
Y a mí que me gusta la danza,
Dejo las letras y me pongo a bailar,
Hasta mi pareja rasga la guitarra,
Al encender la pantalla dispuesta a descansar,
Cada día me llega su nueva melodía,
Con timbales y castañuelas de su localidad,
Sus dos hermanos que le acompañan,
Desafinan entre palmas la inicial coral,
Pero quién se enfada con esas sonrisas,
Quién les dice que lo hacen muy mal,
Callo por no anunciar que nunca han de triunfar,
Al final me estreno cantando una jota,
Entonces el silencio es sepulcral,
No es porque cante ni bien ni mal,
Es que ya es mediodía y toca comida,
No se puede a la vez comer y cantar,
Ni inspirarse en medio de tanta bacanal,
Otra mañana perdida otro poema a vagar,
Al final me encanta ser vecina de tanto artista,
Soy positiva al pensar que es más divertida mi escalera,
Que ir a ver una película que aseguran es de risa,
Y es una estafa saliendo a lágrimas vivas,
Como para llenar una piscina olímpica.
Y como buena medicina de por vida,
Cuando haya en la escalera una vivienda vacía,
No lo duden y vénganse a mi tierruca,
Por señas Cantabria la de gigantescas olas,
De sus playas doradas y finas,
Anchoas sabrosas que regalan sus marinas,
La de vientos llevando barcas en danzas,
Madre de suradas con el sol a escondidas,
Bateles en Pedreña sobre el agua y en puntillas,
Rocas milenarias por ondas talladas en la Maruca,
Mataleñas bonita resonancia de espumas y ramas,
Alfombra de verde para meriendas en familia,
Ciudad de noches tranquilas días de algazaras,
Donde es una fiesta todos los días,
Como mi escalera que no descansa con su alegría.

Mariluz

escaleraMusical1.gif

“Lo llevaron”

LeLlevaron

“Lo llevaron”

Encadenadas sus manos,
Los dedos entumecidos por el dolor,
La mirada fija al pavimento,
Camina torpe al calvario,
Ciñendo hierros sus tobillos,
Cuenta los pasos hacia aquel portalón,
Difícil se pone el paso tras otro,
Recuerdos pasados huyeron,
El reloj se detuvo ante el magistrado,
Que todo lo sucedido tergiversó.
Atentos vigila la guarnición,
En ambos lados apostados al paso,
Con el rifle a punto preparado,
Listo el disparo dudoso o certero,
Ante un movimiento extraño del blanco,
Harán rodar al convicto sin solución,
Más no será asesinato para ellos,
Pues matar un humano es legislación,
Y a ellos se acogen sin remordimiento,
Porque cumplen por ley su obligación.
Va entrando el acusado al infierno,
Las cámaras y micrófonos,
Huelen hasta el sudor,
Y la privacidad tiene alto precio,
Todo lo analizan sin sentimientos,
Si vestido o en cueros unos ojos fríos,
Escribirán en su documentación,
Pasaporte de liberación o enclaustramiento,
Dependiendo del autor que lo interpretó.
Dicen que saldrá después de mucho tiempo,
Sin destino fijo con futuro incierto,
Dicen que saldrá mejor que entró,
Con unos pocos vicios de canutos y alcohol,
Engaños, trapicheos y cruel desamor,
Fueron reciclando al reo los compañeros,
Luego no nos cuenten falsificados enredos,
Que tuvieron clases con psicólogos y maestros,
Cuando disertan que salen honrados,
Puede ser que arrugados pero evolucionados,
En magisterio aprobados en arte consumados,
Reincidentes torpes de lo aprendido,
Y no se sabe quien les dio la cualificación,
Para volver de seguro por la misma cuestión.

Mariluz

“Amanecer”

Amanecer3.gif

“Amanecer”

Amanezco feliz entre tus brazos,
Acaricio tu torso sin freno,
Tu pelo sedoso aparto lento,
Bebo tu aliento con cada beso,
Abriendo los ojos mas aún te deseo,
Te aprieto tanto contra mi pecho,
Quebrando tu frialdad por fuego,
Abriendo tus labios me enredo,
En besos inventados al momento,
Tu torso y el mío es frenético,
Por el crujir de los maderos,
En el viaje erótico del momento,
Llegamos consumidos por el tiempo,
Tus dedos sabios hacen el juego,
Aminorando los latidos extremos,
Tu tez cambia de aspecto,
El moreno se vuelve tono pálido,
Poniendo destellos el sol al misterio,
Que en penumbra envuelve con sigilo,
La intimidad de un amor espléndido,
Cuando un amor es desatado,
Es difícil regalar sosiego,
Miras el reloj no se si para pararlo,
O tal vez huir buscando lo inédito,
Pero aseguro que estaré esperando,
Esperará mi corazón cada momento,
Pues soy presa de tu amor,
De tu voz tu sonrisa tu pensamiento,
Y soy feliz cuando contigo amanezco,
Pensando saboreando lo vivido,
Como llegué a ser la furia de tu incendio.

Mariluz

“La certeza”

3146151862_1_6_QCTXVMHX
“La certeza”

Si buscas en la vida esperanza,
Si quieres una mano estrechar,
Si quieres mil caricias,
Si a cambio quieres amar,
Que la soledad es tu enemiga,
Que la tristeza una enfermedad,
Te esfuerzas con la sonrisa,
Te levantas abriendo cortinas,
Con ganas dejando el sol entrar,
Con el baile, los amigos y el cantar,
Si piensas que no eres arena,
En la inmensidad de aquí o allá,
Ni eres polvo ni aire u ola de mar,
Ni montaña, ni frontera,
Que te puedan parar,
Porque tienes vida propia,
Porque sabes volar,
Creando de los sueños metas,
Que acaban siendo realidad,
No escuches a los que engañan,
Diciendo que todo acaba,
Cuando llega tu hora final,
Que eres polvo que vuelva,
Al conjunto que espera del arenal.
Nadie sabe con certeza,
Cuando dejas de respirar,
Que viaje nos aguarda,
Somos energía que nos rodea,
Sin saber donde nos ha de llevar,
Ahora cabalgas en incredulidad,
Si no tienes la mirada en un cristal,
Que te devuelva la certeza,
Que no sabes encontrar,
Mira por la ventana la hermosura,
De los que vienen y van,
Unos despacio otros con prisas,
Cada uno sabe donde llegar,
El concierto de sus pisadas es la vida,
Son las voces de la musicalidad,
Es el vuelo del ave que no se posará,
Afanado encontrando la rama,
Peregrina al nido que dejó atrás,
Sus alas pentagramas de melodías,
Que la brisa los hace sonar,
No te pierdas nada que mirar,
Que esto no se hizo tan deprisa,
Como lo quieren hacer pintar,
Tienes que tener la certeza,
Que no todo acaba mal,
Sigue adelante sin prisa,
Porque todo nos puede alcanzar,
Solo hay que saber cambiar la ruta,
Cuando nos quiera alcanzar el mal,
Tiene tantas formas hermosas,
Que hay que saber diferenciar,
Entre el dolor de una consecuencia,
O la derivación placentera,
Que nos brinda la oportunidad,
De esquivar cadenas por libertad,
La alegría de la conciencia ayudará,
Acertada encontrarás lo que buscas,
Si siempre se busca la felicidad.

Mariluz

“De poca monta” Autora Mariluz Díez. Recitado por Pepe Del Saz Orozco.