Archive for 30 enero 2015

Himno “Poetas del mundo” Letra de mi compañero en Uniletras D. Héctor José Corredor Cuervo.

Anuncios

“De poca Monta” Autora Mariluz Díez. Declamación Jose Antonio Laboreo.

“No son las palabras” Autor Pepe Del Saz Orozco. Rapsoda Pepe Del Saz Orozco.

“El saltimbanqui”

Locutor

El saltimbanqui

Voy a contaros la vida de un locutor,
Que en sueños se veía gran director,
De una importante cadena de radio,
En el vasto campo español.
Cabalgado a lomos de compañeros,
Hizo un programa medianamente bueno,
A los casi cincuenta años que cumplió,
Porque su emisión en solitario,
Era poner discos en un desierto,
Que solo dos despistados oían de lejos,
Cambiando el dial al momento,
Ya que nunca gusta a mas de dos sus proyectos.
Por las mañanas despierta malhumorado,
Al verse tan feo y pequeño ante el espejo,
Cogiendo el micro se equivoca por momentos,
A las nueve no ha tomado un vino añejo,
Pero ¡como ya¡ le patina su lengua y cerebro,
Que confunde nombres, profesión y talentos,
Y vaya usted a darle un consejo,
Porque el desgraciado arma tal pollo,
Que de su lengua salen saltando todos los sapos,
Pobre pazguato que no tiene explicación,
Está más solo de amigos por falta de educación,
Muchos le abandonaron en años pasados,
Conociendo su mal humor es ya el uno del reloj,
Es su egoísmo tan fiero que solo coge el teléfono,
Si no es para pedirte llamando por un favor,
Con ese cerebro tan malo que la vida le concedió,
Se le olvida los trabajos que se hicieron en su favor,
No reconoce nunca un error culpando a otros,
Siendo la víctima siempre de un complot,
Pasa horas y años recordando ante el micro,
Lo malos que son los demás por traición.
Mandando cuatro correos a su programación,
Se pasa componiendo un puzzle sin solución,
Perdiéndose entre correo y correo,
Lo mismo sale un churro o cocido cacereño,
No esperes disculpas porque creé que el confundido,
Es el que mandó los correos quedándose tan pancho,
Y el pobre oyente con ojos de huevos al plato,
Duda si está bien de los ojos o del entendimiento,
Ahora que consigue despegar el programa el vuelo,
Desarrollado por profesionales con ingenio,
Este hombre sigue estresado con visitas al médico,
Ni un día está descansado aunque solo pone ritmo,
Con dos palabras al viento que por improvisación,
Dice con incorrección entre patinaje o mal dialecto.
Esta ha sido la historia de un locutor de tantos,
Creyéndose simpático anda de sabio por mi pueblo.
Mariluz

“Saludo de un Latinoamericano” Autor Héctor Jose Corredor Cuervo. Declamación Pepe Del Saz Orozco

Yo no me identifico con Charly ni con asesinos.

Lazonegro

Yo como mujer de ciencia y no religiosa políticamente incorrecta y diferente por tanto de la manada pienso y creo que ningún ser humano debe matar a otro ser humano por ninguna circunstancia, pero tampoco ofender las sensibilidades de la fe de ninguna religión, bajo el amparo de caricaturas satíricas o cualquier medio, que libertad de expresión nunca debe caer en el libertinaje del yo me permito hacer lo que me venga en gana contra otro, exijo respeto por parte de todos, sensatez para saber donde está la línea del respeto y deseo justicia para todo aquel que transgrede la vida de seres y la buena convivencia en paz de la humanidad, que no se ataque mas con ninguna arma ni de palabras, ni de letras ni con pinceles porque Charly ha ofendido de manera muy repugnante a todas las religiones y cada uno reacciona de diferente manera, los hay muy fanáticos en todas las creencias, luego no nos toque llorar mañana a todos. Por la libertad de todos y en paz. Que cada individuo profese la fe que quiera eso es libertad, aunque no la entendamos o compartamos. Expreso mi dolor por las pobres víctimas inocentes a causa de la sinrazón humana. Mariluz Díez
Invito a ver este vídeo.

“Nueva generación”

Nueva generación

“Nueva generación”

Corazones que se afanan por la paz,
Guerras que se esfuman con despedidas,
Llenas de esperanza y verdad,
De abrazos y sonrisas,
Entre estrellas, entre nieve, entre letras,
En los sonidos de notas cantarinas,
Resonando en cualquier lugar.
Entre las arenas y las montañas,
Fueron recorriendo a huellas pintadas,
A veces en alpargatas otras a carne viva,
Con colores que no se pueden borrar,
Por toda la tierra salvando las olas,
Se echaron rumbo a la mar,
Saltando fronteras impuestas,
Confeccionan una sola humanidad,
Llenando huecos donde hay carencias,
Que antes otros agrandaban su mal,
Porque ya no caben más mentiras,
Con la esperanza no se puede jugar,
Cuando se ven a los pocos días,
Aquellas promesas son patrañas,
Haciendo más inmensa la desigualdad,
Se va extendiendo la alegría por sus tierras,
Cuando en la mesa sobra algún pan,
Al son de alguna letrilla que se canta,
Donde las lágrimas fueron la sopa,
Y mañana la lápida que aguardará.
La esperanza llega con cara lozana,
Pisa fuerte menos promete y sin callar,
Actúa por el silencio de las balas,
Con denuncias allí donde se maltrata,
Los que alargan su mano y alma,
Poniendo la silla en una estancia,
Donde banqueros y autoridad,
Sin importar ni dolencias ni edad,
Los pusieron bajo frío o lluvia a esperar,
En medio de la nada que pueden aguardar?
Generación nueva sin palabras,
Como estrellas que cubren las esferas,
Se extienden por todo el planeta,
Necesitados todos de humanidad.
Desde las patrias más pisadas de pobreza,
Hasta opulentas fortunas angustiadas,
Que en sus noches fantásticas de fantasías,
Dejaron hace tiempo de soñar,
Mirando el dolor en sus cercanías,
Ni en sus mesas en demasía,
Hubo un plato de salud ni caricias,
Ni postre de sonrisas a su mala conciencia,
Cuando miraban apetitosas mercaderías,
Nada les da ya la completa felicidad.
En otra acera ahogados de injustas normas yacían,
Niños, ancianos, enfermos sin poder laborar,
Tan solo pedían un abrigo y un pedazo de pan.
Nace la fe en un nuevo sistema,
Llegan irrumpiendo con marejada fuerza,
Donde el corazón es sensibilidad,
La riqueza con mesura será repartida,
Floreciendo la verdad con valentía,
Y la honradez sea en buena hora síntoma general,
Sin perder el norte frente a riquezas,
Pertenecientes a la sociedad,
Todo mirado por el prisma de la justicia,
Del otro que está enfrente del cristal.
Mariluz