“Tópicos del amor”

Tópicos del amor

“Tópicos del amor”

Siéntate a mi lado nieta querida,
Cabellos de rizos mirada perdida,
Veo que estás enamorada,
Voy hacerte comprender al ser desposada,
Tu cometido para ser perfecta,
Dando en todo momento la talla,
Y no ser en dos días divorciada,
Por no ser una buena ama de casa.

Los maridos esperan al llegar,
Sonrisas, caricias y buena comida,
Perfumada los recibirás con prendas de lencería,
Si estás cansada y quiere pasear coge su brazo y camina,
Que enseguida el cansancio se te pasará,
y al volver si quiere batalla entre sábanas,
No olvides la gimnasia aprendida en el libro del desván,
Hazle sudar así después no te volverá a molestar.

Sonará el despertador a hora temprana para ir a trabajar,
Cuenta que a las doce del mediodía,
Ya no te puedes levantar y la bandeja a la cama,
Es muy posible nunca la vayan a llevar.
Es importante si la cigüeña visita tu hogar,
Los niños no jueguen, no corran y estén sin llorar,
Es fundamental no griten jamás,
A los hombres les desquicia esa cuestión elemental.

Ellos solo quieren amor y paz con una copa de coñac.
Para que tengáis la vida perfecta recíbelo así nada mas llegar,
De algunas cosas te has de enterar,
Los maridos siempre trabajan lo tienes que alabar,
Nuestro trabajo nunca les llega a interesar,
Porque están acostumbrados a mamá,
Que siempre plancha, lava y cocina,
Y les cuentan que es cosa banal.

Llevar los niños al médico a la escuela a la tienda,
Y ponte a cocinar deprisa más la prensa leerás,
Estate atenta a noticias futboleras y políticas,
De las últimas de economía y la sección de alguna artista,
Poblando sus fantasías eróticas con delanteras rellenas,
Aunque sean de bisturí con silicona como pelotas tiesas,
Que le inspiren más tarde en la alcoba,
Y te hagan hija mía por la noche ser dichosa.

Ya sabes dialoga algo en la mesa sin profundizar el tema,
Pensará así que su mujer es culta y refinada.
No se vaya aburrir en las comidas, mi nieta,
Y se duerma sin cumplir el precepto matrimonial,
Dejándote además de tu trabajo sin aliciente a dos velas.
La nieta de rizos y mirada perdida dijo a su abuela:
Estás desubicada y antigua las cosas son de otra manera,

No necesitamos pantalones que no sepan valorar
Por ser mujeres que no sepamos cocinar o planchar,
Los pantalones los vestimos nosotras y ellos saben cocinar,
Nos ayudan en las labores domésticas,
Y si los niños patalean se callan por lo que pueda pasar,
Que a lo mejor a la vuelta se encuentran la maleta,
En un rincón del portal y nos tienen que pensionar,
Si no quieren sumar días en una habitación entre rejas.

Ya no son necesarios si nos queremos embarazar,
Acudimos a una clínica con la cartera repleta,
Y a la carta nos lo han de elaborar sin gimnasias,
Ni desvelos que no quiten el soñar,
Para ser dichosas no hay más que ir a ciertas tiendas,
Comprando algo artificial que mejora el natural,
De lo que ellos alardean y nos hacen sudar.

En caso de necesitar compañía y querer con quién hablar,
Cualquier amigo está dispuesto al momento a llegar,
Los vecinos no se enteran hoy en día,
Si es el médico, el cura o el policía municipal,
Que por algún asunto te llega a visitar,
Demos gracias a estos tiempos abuela,
De la liberación femenina cultural,
Que nadie conoce al otro si no le toca la lotería nacional

Si queremos estar casadas lo más bonito de la boda,
Es su tarta y vestido nupcial mas la casita muy nueva,
La envida de amigas solteras que aún están por casar,
Si por esclava te toma te divorcias enseguida,
Porque el trabajo mata friendo una tortilla,
Poner y quitar la mesa varias veces al día,
Mira que es complicada la cocina,
Y como duele la espalda al fregar.

La nieta de cabellos de rizos y mirada perdida proseguía,
Es más complicado llevar la casa,
Que en el ordenador teclear por el chat,
Con ese rubito que en el cristal suspira,
Invitándonos a viajar a conocer a su familia,
Por ver si te puede pillar pasando un fin de semana,
Nadando junto al mar subiendo la foto a la red social,
Alardeando de lindas amiguitas que le van a visitar.

Tenemos la libertad de cambiar como los días,
Gracias a la emancipación femenina,
Pensarás que hay del amor, nieta querida,
Eso te digo yo abuela que se pasan las pamplinas en dos días,
Cuando se los conoce en la intimidad,
La gente no es la misma y al cabo de las horas,
Se harta una de problemas, que amargan la pareja,
Poniendo fin a la existencia convivida y convenida.

Volver a tener ilusión pero feliz de manera distinta,
Eso abuela es hoy ser esposa y mujer en la vida.
Miró a la abuela que en ese momento no se movía,
Muy pálida estaba desvanecida en la mesilla una nota ponía:
Tienes razón nieta, total a la vejez quedamos solas,
Solas como la una del mediodía,
Ya no tenemos del marido compañía,
Y tristes vamos con unas rentas bajísimas.

No vivimos amores de trastienda por vergüenza,
Pues entonces los vecinos conocían al médico, al cura,
Al policía municipal si la puerta les abrías,
Sin estar presente el marido te podías preparar,
Tachándote de meretriz para arriba en toda la ciudad,
Los maltratos se ocultaban sin trabajo no se podía volar,
Estoy ahora en el servicio social a expensas,
Por lo que me has expuesto, vuela libre nieta.

Mariluz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: