Archive for 24 febrero 2013

Poesía “Por tu cielo por tu amor”

Por tu cielo por tu amor

Baten en el cielo las nubes
De duro algodón y espumas veloces,
El viento las rasga en su viaje,
Dejando caminos para las naves.

Más mirando el azul que las envuelve,
Lo mismo que rayos de sol las gaviotas vuelven,
Dejando el batir de sus alas danzantes,
Una vez y otra en colas relucientes.

Se asoma tu melena ondulante,
Cegándome en deseos por poseerte,
De puntillas creo acercarme,
Con mis brazos estrechándote fuerte.

Te tiendo mis manos delirantes,
Entre nubes veo tu cara sonriente,
Invitando tu cuerpo abrazarle,
Encadenándome a tus besos siempre.

Me recogen tus manos suavemente,
Más siento que tu boca se entreabre,
Estremecida con mis labios amantes,
Y me sumo en su jugo de mieles.

Volamos como el viento entre nubes,
Al conseguir la suma de sensaciones,
Erizando nuestra piel entre jirones,
Volamos como gaviotas vivaces.

Lo máximo que me satisface siempre,
Es el mayor número de veces por amarte,
Porque cada instante viajas en mi mente,
Ya esté en ensoñaciones o poseyéndote.

Se alejan las gaviotas, el sol desaparece,
En un camino mis besos se funden por tu vientre,
Con caricias insurgentes han de envolverte
Mañana de nuevo el amor brote y empiece.

Retozando en el viento jadeantes,
Nuestros cuerpos en deseos despierten,
En fulgores de destellos animales,
Por bebernos nuestra última sangre

La piel la dejamos entre dientes,
Y las uñas alimento de goces
Fuego en tierra humo de horizonte,
Que hasta el supremo condesciende.
Mariluz

Por tu cielo por tu amor

Chus-P – Historia de una depresiva (Con la Niña) [Prod. Chus-P]

“Cuesta abajo” Voz Mariluz Díez

mourir auprès de mon amour / demis rousos

Là-Bas / Sirima / Jean-Jacques Goldman .

“Historia de un amor” Voz Mariluz Díez

Poesía “La miseria”

La miseria1
Un sábado oscuro de invierno,
Dos niños de frías manos,
Paseaban con un padre en paro,
Con bolsas debajo de sus ojos,
Por haber estado noches cavilando,
Donde podría llevar a sus hijos,
Sin rascarse el bolsillo roto y sucio,
El jabón no pagaba el subsidio,
Que le daba el gobierno de turno,
A bombo y platillo,
Con grandes titulares en los periódicos,
Para estar agradecidos al ministro,
De comer solo leche, pan y garbanzos,
Andando deprisa de registros en registros,
Con un currículo más exhausto,
Que su estómago vacío.
Enormes esfuerzos por estirar el céntimo,
Pagando las facturas del banco,
O poner su casa en peligro,
Al mismo matrimonio y sus hijos,
Y verse en su coche amaneciendo aterido.
Sin que la grúa requisara por orden del banco.
No ya el coche y la casa sino hasta el calzoncillo.
Los niños querían ver el museo,
Pero en la puerta advertían del precio,
Y no podía permitírselo,
Les engañó que era aburrido,
Ver tantos cuadros por tanto precio,
Era mejor ir al zoológico,
Para reírse de los monos,
Pero cuando iban llegando
Un cartel habían colgado,
Con un precio aún más alto,
Y no era cosa de quedarse en los columpios,
Con el frío intenso.
Donde podría llevar a los niños,
Para poder entretenerlos?
En una ciudad en que nadie mira al otro,
Va con prisas y al prójimo,
Si, el prójimo les importa un bledo,
Solo unos pocos, comparten lo poco,
Que el gobierno ha permitido ser dueños,
Pero los políticos tienen el bolsillo lleno,
Siendo los que piden sacrificios,
Porque ellos sin pasarlo,
Solo dictan leyes firmándolas sin entenderlo,
Con sonrisas hablan mucho hacen poco,
Por los del pueblo,
Sus hijos son llevados a colegios,
En coche con calefacción,
No tienen negras las manos,
Que se les pone a los pobres del frío intenso,
Andan a la escuela sin abrigos,
Y con el estómago tieso.
Sus madres van al colmado,
Porque con cuatrocientos euros,
Ya me dirá usted como se hacen milagros,
Ni se las ocurre mirar el supermercado,
Allí es todo muy caro,
En España solo van las del gobierno,
Y los que tienen buenos sueldos,
Los de mil euros por ejemplo,
Siendo un tesoro el concepto recibido,
Ya que están en peligro de extinción,
Que hasta los funcionarios del estado,
Ven como les quitan lo adquirido,
De un día para el otro sin pestañeo,
Por antiguos gubernamentales gobiernos.
Esta sociedad es otro continente idéntico,
Donde las fachadas negras como el carbón,
No son vistas por los extranjeros,
Se nos van a caer los tejados,
Este va siendo un país de hundimiento,
Mientras Rajoy ríe complacido,
De haber conseguido otro éxito,
Quiera yo llegar a los cien años,
Para poder comprobarlo y entenderlo,
No muriendo en el intento,
De ver a toda la población,
Que para poder llevar a sus hijos,
Alguna distracción,
No paguen de los cuatrocientos,
Porque también hay que dividirlos,
Para muletas y medicamentos,
Y las mil facturas por los cielos,
Que estos señores nos han impuesto.
Yo me pregunto si tienen corazón,
Porque yo creo que sea de hierro,
Al ver tanta madre sufriendo por tanto,
Y ellos en las fotos siempre riendo.
No vea que gracia me hace cuando les veo.
De los niños se volvieron tiritando,
Sin haber conseguido su objetivo,
De haberse ilustrado,
También hay quién dice que el pueblo,
Tiene que ser culto y solidario,
Dénos ustedes los de arriba ejemplo,
Y por cierto cobren menos,
Con las cuentas claras como limpios espejos,
Más de uno trabajaría gratis por salvar al pueblo.
Seguro lo haría además con más acierto.
Señores de casta con privilegios,
Les deseo buena digestión,
Al leerme estos versos,
No me pinten de ningún color,
Porque ninguno tengo soy una del pueblo,
Que la cuesta como a muchos,
Llegar a fin de mes con el esperpento de sueldo,
Más difícil que atrapar un lucero del cielo,
Estando hasta las narices de unos y otros,
Que a mí y a los demás nos toman ustedes el pelo.
Mariluz