Archive for 6 octubre 2012

Poesía “Los cotilleos”


Como cuesta escuchar,
Lo que cuentan de ella,
La admiran mucho más,
Por la perversidad que engendra,
Más se regocijan de su alma negra.
Solo yo entiendo la verdad,
De su alma ingenua,
Contesto a todo que no mientan,
Que su corazón es luz del alba,
Oscuro de perversidad,
Por recoger tantas piedras,
Un día aprendió la maldad,
Empezando a ser amada,
Que griten lo que quieran,
Solo yo sé la verdad que hay en ella,
Amándola solo por ser mi ingenua,
Entre mis brazos posé dos alas,
Una la credulidad, otra la inocencia.

Mariluz

Anuncios

Poesía “Si me quieres por esposa”


Si me quieres por esposa,
No me tengas presa,
Entre tus gentes y guardias,
Más que velarme me ponen rejas,
Coartando mí libertad,
De española plebeya,
No me metas en palacios en Rabat,
Aprendiendo buenas maneras,
De saber esquivar las pobrezas,
Con mis vestidos de seda,
Y relucientes lentejuelas,
Yo nunca llevaré diademas,
Ni sortijas ni collares de perlas,
Porque yo soy una más de la aldea,
Mientras vea del pueblo sus carencias.
Quiero vivir anónimamente en paz,
Besando a las abuelas,
Que se arrodillan humilladas,
Cuando paseas tu grandeza,
Y los guardias las empujan,
Para que no me acaricien sus miserias,
Déjame hablar con cualquiera,
Si se acercan con sonrisas,
Porque aman a mi tierra,
No les digáis cosas en tu idioma,
Que los espantan y se alejan,
Y me meten en urnas blindadas,
Poniéndome caras serias,
Con miradas duras que asustan,
Y sus dedos en mis brazos dejan huellas.
Déjame pasear sola,
Por las vastas arenas mañaneras,
Sin tener a retaguardia,
Veinte personas cerca,
Si me quieres por esposa,
Sabrás respetar mis reglas,
Que yo quiero ser una más,
Repartiendo pan en las jaimas,
Aunque vestida de arabesca.
Que yo soy española,
Y estoy donde piden clemencia,
Librepensadora y poeta,
Sensible y soñadora,
Eficaz si la ocasión llega,
Inquieta entre armaduras,
Que me impone tu nobleza,
El pecado de ir de compras,
Censurar cualquier labor doméstica,
Rodeada de doncellas,
Que ven mi piel desnuda,
Cuando el sol despierta,
Y en turbantes me enfundan,
Olor de sándalos me marea,
Y hasta mis cabellos peinan,
Cuando aparecen las estrellas.
Si me quieres por esposa,
Rompe las rejas de mi jaula,
Quiero volar contigo sola,
Sin testigos a cualquier hora,
Y en tu amor ser esclava,
De tu pasión de tu mirada,
Entre tu locura y tu guitarra,
Pero nunca sin estar maltrecha,
Por sentirme del absurdo limitada.
No me hagas sentirme extraña,
Entre tu familia y la aldea,
Déjame tomar el sol entre palmeras,
Entonando canciones de mi tierra,
Que los niños las canten al ir a la escuela.

Mariluz

Del libro “Por los caminos de la poesía”

Si no te tengo a mano

A pesar de que estás lejos,
Olvidarte nunca puedo,
Por tanto amor que me has dado,
De esos buenos momentos,
Sentados junto al fuego del desierto,
Me estrechabas entre tus brazos,
Con palabras dulces de amor y besos,
Haciéndome sentir el futuro,
Hermoso y diáfano a tu lado,
Cómo podría yo olvidar todo eso,
Si en cada hora es mi mayor tormento.
Hoy bien quisiera tenerte a mano,
Y besarte con pasión de fuego,
Poner palabras amorosas al silencio,
Que embargan este solitario cuarto,
Mientras estrecho entre mis labios tu foto,
Pensando quién dormirá hoy a tu lado,
De mi dolor cómplice es el teléfono,
Transformando jaraneros mí llanto,
Y palabras silenciando el sufrimiento,
De esta soledad sin tus abrazos,
Despertares grises y amargos,
Por no estar tú mi sol en mí lecho,
Donde estoy muy triste muriendo,
Por estar otra vez entre tus brazos,
De esta mala salud pago un precio,
No estar entre madreselvas de tus besos,
Me siento ansiosa que llegue el invierno,
Que me lleve veloz a tu encuentro,
Fundiéndonos en un solo entendimiento,
Hasta que el calor del sol pida el tributo,
De volverme alejar quedándose con tus besos.
Mariluz Díez Salviejo