El obrero


Se durmió la estrella,
Despertó la madrugada,
El sol bostezaba,
Se fue a soñar la luna clara.

El humo de las fábricas,
Tiñó de gris la madrugada,
El tañir de las sirenas,
Dio cuerda a la madrugada.

Dejó el sueño en la almohada,
Se vistió de coraza de energía,
Con el bocadillo en la chaqueta,
Presto afrontar el nuevo día.

Salió de su casa deprisa,
Para fichar la hora exacta
En una paupérrima fábrica,
Que su libertad retenía.

Era de noche cuando salía,
Escupió en el asfalto su rabia,
No llegaba su jornal para comida,
Después del largo trabajar sin fatiga.

Miraba de regreso a su casa,
Las mansiones con luces encendidas,
A través de sus ventanas veía,
Otro mundo que él nunca alcanzaría.

Despertaron las estrellas,
Más la luna se escondía,
Y en una colchoneta en tierra,
Durmió su rencor y su ira.

Mariluz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: