Archive for 23 febrero 2011

Ibrahim tocando la guitarra

En el desierto de Merzouga a media tarde, suena la guitarra de Ibrahim acompañada del viento así que el sonido no es muy bueno y contando que la guitarra no era la suya en ese momento, lo cierto es que todo lo que tocan mis amigos del desierto me encanta y pienso que son los mejores.

Anuncios

Los que no son personas humanas

Llamamos personas humanas, no solo por tener una piel, unos órganos o la apariencia que nos clasifica como humanos, para de verdad serlo hay que sentir, el dolor, la rabia, el amor, la justicia, alegrías y penas entre otras cosas, pero hay otros seres que no sienten, están dañados, defectuosos desde su nacimiento y hasta que no vemos sus malas acciones no les clasificamos como monstruos, son los que asesinan fríamente a sus semejantes, a los animales, o niños, sintiendo placer por ello o creyendo que cometen una justicia en su cerebro enfermo y no recuperable, no sienten la conciencia y su remordimiento, duermen estupendamente y comen mejor, tienen capacidad de fingimiento ante la sociedad para pasar como los mejores ciudadanos, acuden a misas, actos sociales e incluso son muy buenos en su trabajo y en sus ratos solitarios donde nadie creen que les ve u oyen dan rienda suelta a sus perversas costumbres delirantes, unos son conscientes de su maldad sin límites y no se pueden controlar, otros mas dañados lo sienten como natural y buena su acción imperdonable.
Por ello la sociedad permisiva ha creado unas leyes suaves y perfumadas para ellos, unos pocos años de cárcel con bastantes comodidades en su triste vida carcelaria, no sea que se constipen o cojan un aire los pobres, o el seguimiento psiquiátrico a base de medicamentos que no resuelven el problema, en algunos casos lo agravan aún mas, siendo reinsertados entre los cuerdos en poco tiempo, las estadísticas muestran como reinciden una y otra vez y otra vez más rápidamente los vuelven a poner en circulación, para el miedo y el dolor de las personas sanas y la incomprensión de nuestros cerebros.
Pero la vida sigue andando a bastante velocidad en estos tiempos, y las noticias de este tipo son muy numerosas en los medios, ya nos hemos acostumbrado a mirar a otro lado, ya no nos conmueven apenas los dramas de otros, incluso seguimos comiendo viendo el horror de imágenes televisadas, ya apenas salimos a la calle a pedir justicia por estos actos, en cambio si salimos a miles a calles o plazas cuando ha ganado nuestro equipo de futbol, cuando vamos a un concierto de nuestro artista preferido, solo lo que nos proporciona alegría y bienestar y ahora yo me pregunto si nos estamos contagiando de la sin razón y se nos ha muerto el alma, la cordura y el corazón y terminaremos viendo normal lo que no puede serlo.
Mariluz

Mis amigos del Desierto de Merzouga

Pueden estar horas tocando y bailando para mi deleite, me encanta grabarlos y de vez en cuando también bailaba alguna de sus danzas, pasándomelo fenomenal, la alegría es buena para todo.

Actuando para amigos

Mis amigos actuando para amigos venidos de otras ciudades para verlos, fiesta muy animada, os paso un vídeo.

Mis amigos danzando bailes bereberes

Nunca les falta alegría, son buenos músicos y mejores amigos, fué una maravillosa nochevieja.

Mis amigos del desierto en nochevieja

Amor, amor

Amor inmaculado, amor muy rezado, amor tan esperado,
Amor idolatrado sabiendo que no me quieres.

Amor de risas, amor de penas, amor anhelado,
Amor que huyes aumentando mi espera.

Amor que grita, amor que acaricia, amor que besa,
Amor de noche que llora sangre de dolores.

Amor de dichas, amor robado, amor prohibido,
Amor cantado que en el día se difumina su letra.

Amor infinito, amor consentido, amor apasionado,
Amor soñado, que rompes mi corazón cuando canto.

Amor silencioso, amor de puntillas, amor mentido,
Amor que pasaste raudo en mi vida y fue ya olvidado.

Amor perdonado, amor deseado, amor renacido,
Amor que hoy te recuerda aunque dije que te había olvidado.

Amor de guitarra y castañuela, amor de cantos y tambor,
Amor que con tu música eres todo lo que yo más quiero.

Mariluz